Personajes: Peter Hurkos y su vista de Rayos X ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

jueves, 1 de diciembre de 2011

Personajes: Peter Hurkos y su vista de Rayos X

En los años 50, fue conocido un personaje holandés de nombre Peter Hurkos como "El hombre con la vista de Rayos X". Poseía el don de descifrar casos que volvía loca a la policía.

Al principio, los representantes de la ley se mostraban incrédulos pero conforme avanzaban las investigaciones no les quedaba más remedio que quitarse el sombrero ante quien les solucionaba casos en los que difícilmente darían con él o los responsables de haber cometido los delitos.

Durante la segunda guerra mundial, Hurkos colaboró estrechamente con los grupos de resistencia. Los patriotas holandeses comenzaron a desconfiar de un nuevo miembro que acababa de ser aceptado en sus filas.

Conocedores de la habilidad paranormal de Peter, le consultaron el caso y él pidió una foto de ese personaje. Pasó sus dedos sobre la fotografía, meditó unos momentos y luego exclamó: "Veo a este hombre con uniforme de oficial nazi". De inmediato comenzó una observación exhaustiva hasta que el sospechoso fue agarrado infraganti transmitiendo información al Tercer Reich.

En el mes de agosto de 1951, la ciudad holandesa de Nijmegen se vio asolada por una serie de incendios. La policía sabía que eran provocados, sólo que no tenía pruebas para detener a los responsables.

No eran suficientes los más de 200 hombres que vigilaban la comarca porque los incendios continuaban devorando graneros, casas y puentes. Una noche, en la que Hurkos caminaba por una calle con un amigo, le vino a su visión (clarividencia) que estaba por iniciarse un incendio que devoraría la casa de una familia llamada Janson. De inmediato, se dirigieron a la comandancia de policía para señalar el caso pero cuando llegaron, ya éste había sido reportado.

Además de mostrarse escéptica la policía, comenzó a ver al clarividente como sospechoso.

Pero Peter cerró los ojos para dar una demostración de su "don" y comenzó a describir el contenido de uno de los bolsillos del pantalón de policía logrando incluso dar la marca semiborrada del lápiz que se encontraba entre esos objetos.

Esto marcó la pauta para que los escépticos policías comenzaran a creerle. Lo primero que pidió fue que lo llevaran a la escena del siniestro. Localizó entre las cenizas un mango de destornillador chamuscado. Lo mantuvo unos momentos en sus manos y dijo: "Hay que buscar a un muchacho, un adolescente".

Después de observar los archivos de todas las escuelas de la ciudad, Hurkos señaló a uno diciendo: "Este es. Con él quiero hablar". Había señalado al hijo de uno de los hombres más ricos del pueblo. "Esto es absurdo", gruñó el jefe de la policía. Pero el clarividente siguió diciendo: "En el bolsillo le encontrarán una caja de cerillos y en la otra una botellita de líquido para encenderlos, sólo que él no fuma".

El muchacho fue llevado a la delegación policiaca y de inmediato negó todo. Pero Hurkos dijo: "Levante su overol y muestre su pierna izquierda a la policía, ya que todavía lleva los rasguños que se hizo cuando rozó la cerca de alambre al escapar del fuego".
Efectivamente, ahí se encontraban esas huellas y el muchacho acabó confesándose culpable de los incendios. Como era de esperarse, los periódicos publicaron en sus primeras planas el caso, y la forma en que descubrieron al incendiario.

En diciembre de 1950, la Scotland Yard se vio precisada a contratar los servicios de Peter Hurkos. Se encontraba sin pistas para recuperar la Piedra de Scone, que había sido robada de la abadía de Westminster.

Al llegar a Londres, pidió a la policía que lo llevaran a la escena del robo y que le dejaran tocar todo. Después de husmear varias horas estudió huellas de pisadas dejadas por los ladrones. Luego, trazó una ruta que habían seguido los rateros, y curiosamente, nunca había estado en Londres pero el mapa checaba exactamente con la ciudad.

Dijo que se trataba de cuatro hampones; tres hombres y una mujer. A los tres meses fueron capturados y coincidían con la descripción del clarividente.

En 1958, Peter Hurkos fue llevado a los Estados Unidos de Norteamérica para ser analizado y tratar de descubrir su "don". Ante los especialistas de la mente les dijo que no sabía cómo le llegaban las imágenes y los expertos nunca supieron conocer el porqué de ese fenómeno paranormal.







Fuente: http://www.oem.com.mx/diariodexalapa/notas/n1020766.htm

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...