El gorila extraterrestre del cerro Punta de Damas (Chile) ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

viernes, 2 de diciembre de 2011

El gorila extraterrestre del cerro Punta de Damas (Chile)

Dos testigos de un extraño ser extraterrestre, que ha sido visto en escasas oportunidades en el mundo, se encontraron a boca de jarro con el extraño personaje y de ese encuentro, sólo se ha podido relatar el hecho, mas no la identidad de los testigos.

De lo que “Revelación” puede asegurar, es que uno de ellos era arquitecto y su acompañante un juez, que luego llegó a Ministro de la Corte y en tiempos muy recientes sustanció un proceso de los más sonados que se han visto en Chile.

Este ahora alto magistrado, nunca se ha querido referir públicamente al hecho, pero que fue publicado (sin nombre por supuesto) hace ya diecisiete años.

Los hechos ocurrieron un fin de semana de Noviembre de 1979 y ambos excursionistas escalaban el Cerro Punta de Damas, al oriente de Santiago. Al culminar la ascensión de una meseta, contemplaron estupefactos un objeto redondo con luces de diferentes colores y muy brillantes.

A todo esto, la escena se registraba poco después del mediodía. Les atrajo profundamente la atención, el color de la nave, puesto que de eso se trataba, ya que era de color beige, más cerca del rosado. Por supuesto, una tonalidad muy extraña. Como sucede en estos casos, cada vez que alguien enfrenta algo poco común, trata de asimilarlo a algo conocido, pero de este aparato no existía nada con que compararlo.
Sin embargo, les duró muy poco la extrañeza por el color o la forma discoidal del ingenio, puesto que algo que estaba adosado a la nave, les puso los pelos de punta.

Afirmado en un costado del disco, el juez y el arquitecto, comprobaron que se encontraba el ser más extraño que imaginarse pueda.

Se trataba de algo parecido a un ser humano, con cabeza, cuerpo y brazos, pero sin cuello.

La cabeza estaba unida al cuerpo y el personaje estaba revestido de pelos, es decir, era una especie de gorila y los dos asombrados montañistas nunca pudieron determinar si el extraño ser, era peludo de naturaleza o bien, usaba un traje de piel.

Sin embargo, para los excursionistas, el sujeto simplemente era una especie de mono gorila de una raza muy singular.

Y esto, porque sucedió algo inesperado. Tras formarse una idea clara sobre lo que estaban viendo, (todo esto en pocos segundos), decidieron alcanzar hasta la meseta vecina donde estaba la nave y el gorila y para ello, debían descender un muy pequeño valle que unía ambas mesetas. Pero cuando comenzaban el descenso, se percataron que el extraño ser parecía abordar el disco. Bajaron a toda prisa y cuando comenzaban la ascensión de la meseta, donde estaba la nave, ésta comenzó a elevarse en medio de una sintonía de colores de gran resplandor y rápidamente se perdió en el espacio. Tanto el juez, como el arquitecto, al ver que el mono se movía, dieron grandes voces, tratando de llamar su atención e impedir que se fuera, para poder conversar o, por lo menos, verlo de más cerca y cerciorarse que no se trataba de una pesadilla.

En declaraciones a un periodista, el juez señaló en esa oportunidad: “He tenido la ocasión de ser testigo de un fenómeno inexplicable. Tengo muchas dudas al respecto; ambos estábamos cansados por la caminata y los escalamientos. 


Yo no podría asegurar con la frialdad de la reflexión que esto fuera la presencia de un OVNI o qué. 


Reflexivamente y con el tiempo, no hay motivo para suponer o figurarse algo que no tiene explicación. No niego ni afirmo (la observación). No me siento racionalmente capacitado para reconocerlo

Más adelante, el magistrado dijo que su amigo arquitecto tenía más fe e inquietud frente al caso y que trataba de buscarle explicaciones. Poco después, se supo que el arquitecto y el juez reunieron un grupo de amigos y provistos de cámaras fotográficas, filmadoras y binoculares, realizaron una serie de ascensiones, tanto al mismo Cerro Punta de Damas, como al vecino Cerro El Plomo, pero nunca se supo, cuál fue el resultado de estas investigaciones.

Comentarios

Ante todo es importante señalar que la presencia de seres antropomorfos en cercanías de OVNIs es un hecho atípico pero que se ha verificado en algunas oportunidades. Sin ir más lejos en Argentina en la provincia del Chaco en 1964 se produjo un suceso en el que se vio involucrado un camionero que tras observar un OVNI estuvo a punto de atropellar en la carretera a un ser humanoide de gran estatura cubierto de pelo.

En la década del 70 algunos investigadores, entre ellos el italiano Angelo Moretti especularon con la posibilidad de que algunos seres humanoides peludos pudieran ser los pilotos de los OVNIs. Hipótesis que si bien armó un cierto revuelto en el ambiente de la investigación OVNI no trascendió mucho más allá en el tiempo.

En EE.UU. se han tratado de reunir casos que vincularan sin lugar a dudas ambas apariciones pero estadísticamente resultaron no significativas.

En Argentina ya a mediados de los 50 se había comenzado a especular una cierta relación entre seres humanoides peludos y OVNIs al referirse los detalles del enigmático Cerro Macón en el que se supone se estrelló un gigantesco objeto desconocido en 1955.A partir de allí tanto en ese cerro como en las regiones vecinas del Salar de Arizaro comenzaron a aparecer misteriosas huellas de enorme tamaño que fueron atribuidas a seres similares al Yeti tibetano.

Luego surgieron varios testigos que afirmaban haber visto a las extrañas criaturas.

Este caso chileno presenta varias características salientes. Primeramente es significativo que la criatura esté en el lado exterior del objeto, tomada de alguna parte de la estructura. Se desprende del relato que al partir la nave el ser ingresó demostrando que no se trataba de un ser ajeno a la supuesta tripulación. La alta credibilidad de los testigos refuerza aún más la veracidad del suceso.

De todas maneras es poco probable la presencia de un gorila o antropoide de ese tamaño en Chile desde el momento que no se trata de especies autóctonas de Sudamérica. Existen ciertos testimonios que hablan acerca de monos antropoides en Sudamérica pero resulta muy extraño que ambos fenómenos (aparición de OVNI y seres peludos) se den simultáneamente.

La descripción de la criatura como carente de cuello es por otro lado algo muy frecuente en los testimonios acerca de la aparición de humanoides peludos.

Volviendo a la presencia de la criatura en el interior del objeto debemos dar cierto crédito a la hipótesis de algunos investigadores en el sentido de que los seres peludos son una especie de “sirvientes”de los seres extraterrestres empleados en ciertas operaciones de riesgo o bien simplemente como elemento de disuasión para evitar la presencia de testigos.

Otra característica importante de este suceso es que refuerza la teoría de que estas criaturas se mueven en las alturas tal como ha sucedido en el cerro Macón y Salar de Arizaro, varias zonas de la Puna y la Sierra de Pie de Palo en San Juan, Argentina.
Es curioso el hecho de que los testigos hayan intentado comunicarse con el ser peludo, las características bien de una criatura “como un gorila” o bien su procedencia supuestamente extraterrestre hacen poco plausible un diálogo.

Los seres peludos asociados a OVNIs han demostrado en la mayoría de los casos una actitud agresiva para con los testigos. El ejemplo más conocido es el de los pequeños seres peludos que atacaron en Venezuela a varios testigos durante la oleada de 1954 y el del camionero Alberto Kabelmatter (ya citado) diez años más tarde. En el caso que nos ocupa demostró una total indiferencia.






Fuente:http://www.aforteanosla.com.ar/afla/articulos%20ovnis/el%20gorila%20astronauta.htm

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...