Extraterrestres en la ventana ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Extraterrestres en la ventana

Cathy es una testigo de un singular suceso OVNI. Los investigadores no han proporcionado más datos acerca de su identidad, por lo que seguiremos llamándola Cathy.

La familia de Cathy fue asediada constantemente durante varias noches por seres extraterrestres (“visibles e invisibles”). Esto ocurrió en agosto de 1993.


El 18 de agosto, la hermana de Cathy llegó a tal extremo de nerviosismo que llamó por teléfono a su vecina, Jill, pero no pudo contactar con ella, por lo que dejó un mensaje en su contestadora.

Cuando Jill regresó a su casa encontró el mensaje pidiendo que fuera a la casa de Cathy tan pronto como le fuera posible. Jill respondió la llamada y Cathy le informó que los tres últimos días había sido asediada por los extraterrestres.

En ese momento uno de los ET apareció y Cathy comenzó a gritar. Jill tomó su cámara y se dirigió a la casa de su vecina.

Cuando llegó a la casa, encontró a toda la familia en estado de shock.

Las hermanas de Cathy estaban arrinconadas abrazándose y temblando de miedo.

Cathy estaba encogida en un sillón abrazando sus piernas. Jill preguntó en dónde estaban los extraterrestres.

Cathy, moviendo su brazo, sin decir palabras, apuntó al patio trasero.

Jill, temerosa, comenzó a tomar fotos del patio trasero, a través del vidrio que separa la sala del jardín. Luego, la hermana de Cathy se reunió con Jill y ambas salieron al jardín para seguir tomando fotografías. Parecía que los extraterrestres se habían ido.

Cathy continuaba sentada mirando hacia el patio. El terror la tenía paralizada. Ella podía ver un ser transparente, con enormes ojos rojos, que observaba a las chicas mientras ellas tomaban fotos. Ni Jill ni la hermana de Cathy podían ver al extraterrestre. Cuando Jill regresó a la casa, pudo ver al alienígena, que se encontraba a pocos metros de donde ella había estado.

Jill se quedó con Cathy hasta que se calmaron las cosas.

Al día siguiente llevó a revelar el rollo. Quedó molesta cuando observó que sólo aparecía el reflejo del flash en el vidrio. Pero días después, un amigo notó algo en la foto. Parecía un pequeño ser detrás de la puerta de vidrio.

Según la ufóloga Amy Hebert, se pueden ver dos extraterrestres en las fotos. El primero está en posición fetal (figuras 2, 3 y L). Se le puede ver en la parte izquierda de la puerta de vidrio.

El segundo es el típico extraterrestre de enormes ojos almendrados (figuras 4 a 7, N y M). Es de color rojo y tiene un cuerpo muy delgado.

Una segunda foto muestra “más claramente” al extraterrestre número 2 (ver figuras 4 en adelante).

En primer plano aparece el destello del flash sobre el vidrio y a la derecha se ve una especie de mano huesuda. Justo al lado está el extraterrestre de ojos negros y saltones.

Este último ser fue descubierto por la hija de once años de Amy. Justo antes de una conferencia, mientras arreglaba sus diapositivas, la niña llamó la atención de la ufóloga al decirle:

“Mira mamá, ¡parece un extraterrestre!”.

Su hermanita, de diez años, también estuvo de acuerdo: “¡Sí! Un extraterrestre”.

Para Amy, el extraterrestre porta una especie de corona “o proyecciones que emanan de su cabeza”. Cathy relató que el extraterrestre de la segunda noche había entrado a la recámara de su mamá. Este ser tenía una corona.

El dibujo de la figura N se debe al artista plástico Mark D. Hunziker. Para Hunziker, el extraterrestre está tratando de tapar su cara con su brazo.

Cathy continuó con sus experiencias después de este encuentro. Escuchaba un sonido de timbre en su oído derecho. Perdió unos diez kilos y se le desarrolló un problema de insomnio.

Ocasionalmente ve bolas de luz, de color púrpura y que parecen sólidas. Pero, afortunadamente, ya no volvió a ver a los extraterrestres.

Una de sus hermanas logró ver un avión de tipo triangular. Al llegar a su casa notó que el aparato la seguía de cerca, parecía un papalote sobre el auto.

El miedo se apoderó de ella y aceleró.

Al llegar a su casa, saltó del auto, dejándolo en medio de la calle, con el motor encendido.

Entró y a gritos llamó a su hermano mayor para que saliera a ayudarla.

También salió su madre y todos vieron el extraño aparato sobre la casa.

Hasta aquí la historia de estas fotografías.

Quedan varias preguntas por responder.

¿Qué hacen dos especies de extraterrestres trabajando en conjunto?)

¿Cómo es que Cathy podía ver los extraterrestres “transparentes e invisibles”?

¿Qué función puede tener una corona para un extraterrestre?

¿Por qué la forma que se ve en las fotografías dependen del observador (la interpretación de Hunziker es distinta de la de Hebert)?

¿Por qué estaba segura Jill de que iba a fotografiar extraterrestres?

¿Por qué, con toda la calma del mundo, no se bajó del auto, desatoró el papalote y siguió su camino?
¿Por qué, en lugar de llamar a la policía, llamaron a su vecina?

¿Por qué no solicitan la ayuda de algún psicólogo?

Estos son los verdaderos misterios de la ufología.








Fuente: http://www.ikaros.org.es/perspectivas/fotosets/etsventana.htm

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...