Los humanoides de Conil ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

lunes, 1 de junio de 2015

Los humanoides de Conil

Por J.M.García Bautista

Fue  un 29 de Septiembre de 1989 cuando chicos se encontraban en la playa de Los Bateles (Cádiz), sus edades oscilaban entre los catorce y los veintitrés años.

Aún hacía calor y se mantenían los ecos del verano. Se encontraban en la localidad de Conil, cerca de Cabo Roche, desde el paseo marítimo observaron una extraña luz roja, una luz que llamó poderosamente su atención…


Los chicos se sentaron en la arena de la playa y de nuevo aquella luz roja hizo acto de presencia, una luz muy intensa, muy brillante, muy luminosa.

Sin saber cómo se dieron cuenta de la presencia de dos seres en el lugar que antes no había visto y que surgían del agua con dos sotanas blancas.

Uno de los chicos tomó unos prismáticos que llevaba y miró en dirección de estos extraños personajes: ¡no tenían pelo ni cara! La situación se comenzó a poner tensa… Tampoco veía sus manos que parecían escondidas en las mangas de aquella túnica blanca.

Los humanoides comenzaron a salir del agua, torpemente, y comenzaron a caminar hacía los chicos que, asustados, corrieron hacia el paseo marítimo.

Volvió a aparecer la misteriosa luz rojiza que se dirigió a la playa. Los humanoides se tumbaron en la arena mientras jugaban a pasarse una luz esférica de color azul…

Uno de los chicos vio como en la playa había otro ser, que se movía ágilmente en la orilla, iba enfundado en un ajustado traje negro y su cabeza era ovalada (según declaraciones de los testigos). Dos de los chicos comenzaron a seguir a aquel tercer ser que, según declaraciones, medía tres metros, pero aquel ser se comenzó a difuminar envuelto en una especie de neblina hasta que desapareció, ocurriendo lo mismo con sus dos misteriosos acompañantes. Ello dio paso a la aparición de dos seres, dos personas, con aspecto nórdico que se perdieron en el paseo y las calles de Conil.

En la playa, a la mañana siguiente, encontraron huellas y marcas. Pisadas extrañas y carentes de significados por su tamaño y proporción.

El grupo GEIFO concluyó que todo pudo haberse debido a las maniobras de un barco en la zona, el “Monarch” que se encontraba cableando en la costa gaditana y que pertenecía a la Marina británica, pero aquella primera hipótesis quedó descartada por su improbabilidad.

El suceso vino a ocurrir días después del avistamiento y encuentro con el OVNI de Voronezh (Rusia) del que numerosas agencias mundiales, como la soviética Tass, se hicieron eco y que llevó a la revista española “Tiempo” a abrir la misma con la cabecera: “Ya están aquí”.

Aquellos chicos jamás olvidarían su increíble experiencia, eran Isabel y Pedro Sánchez, Loli Bermúdez y Pedro González y más tarde se les incorporó Lázaro, hermano de Isabel.

Lo que más les impactó fue que aquellas dos extrañas criaturas habían tomado forma humana. Se habían convertido en dos personas, un chico y una chica. Él rubio, alto y de pelo largo vestido con camisa y pantalón. Ella morena y guapa, vestía una falda negra y una camisa del mismo color. Se levantaron, y anduvieron descalzos hasta el paseo marítimo como si de cualquier otra pareja se tratase. En cuanto al ser vestido de negro, desapareció en la oscuridad después de haber mirado fijamente hacia el grupo de chavales.

Los chicos recuerdan como a las 22:30 llegó Juan Bermúdez, amigo de los cinco testigos. Juntos fueron hasta la playa donde había ocurrido todo y observaron que sobre la arena, cerca de los montículos, se podían ver huellas algunas de hasta 45 cm de largo y todas con un elemento común: sólo tenían cuatro dedos.

A pesar de que los jóvenes habían prometido no contar nada de cuanto habían visto aquella noche, la noticia saltó a los periódicos. El 5 de octubre de aquel mismo año, Diario de Cádiz publica la información y a doble página.

A mediados del mes de octubre de ese mismo año, los mismos cinco chicos son testigos de un fenómeno parecido. En esta ocasión los acompaña Jesús Borrego, policía y estudioso del fenómeno OVNI. Según el testimonio que el policía ofreció en un programa de radio, el grupo vio como una pareja bajaba a la playa de Los Bateles, a la misma playa escenario del anterior encuentro. En seguida reconocieron a los humanoides que habían visto hacía quince días. Los siguieron y vieron cómo se perdieron en el mar.

Fue todo un acontecimiento ufológico que aún despierta pasiones y recelos pero que, a fecha de hoy, se recuerda vivamente en la localidad gaditana como el día que los “extraterrestres visitaron Conil”





Fuente: http://www.cadizdirecto.com/los-humanoides-de-conil.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...