La abducción de Linda Napolitano ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

martes, 25 de septiembre de 2012

La abducción de Linda Napolitano

Posiblemente el caso de abducción más sensacional, es el caso de Linda Napolitano. Este caso tiene las "mejores evidencias" para la legitimidad del fenómeno ovni y de la abducción alienígena. Se trata de una mujer norteamericana que fue levitada por una ventana del 12 piso de un edificio alto en Manhattan (Ciudad de Nueva York, EE.UU.), y la llevaron dentro de un ovni que esperaba flotando.
Esto ocurrió mientras varias personas observaban desde el Puente de Brooklyn, entre ellos el entonces Secretario General de las Naciones Unidas, (el peruano, Javier Pérez de Cuéllar) y sus dos guardaespaldas que más tarde resultaron ser agentes de la CIA.

La historia según la investigación:

El 30 de noviembre de 1989, la Sra. Linda Napolitano (también conocida como Linda Cortile) llamó al Sr. Budd Hopkins y le informó que los extraterrestres la habían raptado durante la madrugada de ese día, y proporcionó algunos detalles.

Bajo hipnosis, unos días más tarde, Hopkins extrajo su memoria en la que ella relató que mientras dormía se despertó a encontrar varios seres extraterrestres parados al lado de su cama.

Ella los describió como los típicos "grises".

Ella entonces fue levitada por la ventana de su apartamento de gran altura y fue llevada a un ovni que flotaba y fue examinada físicamente dentro de la nave.

Nada que Hopkins oyó lo convenció de que su caso se destaca sobre otros y que él debe tratarlo como un caso que se ajusta a la norma: el tipo de relato normalmente escuchado por él en sus sesiones hipnóticas.

Pero el caso cambió dramáticamente cuando Hopkins recibió una carta de dos agentes de la policía, "Richard" y "Dan", en febrero de 1991 (15 meses después del incidente), explicando que ellos atestiguaron una abducción. Hopkins lanzó una búsqueda para ponerse en contacto con los dos oficiales, pero al principio se negaron a reunirse con él.

Hopkins se dio cuenta que sus relatos correspondía con el lugar y el momento de la experiencia de Napolitano.

Él notó además de que este era la primera corroboración independiente de una abducción. Por otra parte, los testigos parecían tener credenciales impecables: agentes de la policía, en vez de "normales" miembros del público.

Bud Hopkins
"Richard" y "Dan", habían afirmado que se pusieron en contacto con Hopkins, porque no podían sacarse la imagen de sus cabezas. La razón porque no se dieron a conocer más antes, Hopkins averiguó, porque actuaban como guardaespaldas para una figura política famosa.
Los dos hombres, junto con esa figura política famosa, entonces anónima, se dirigían hacia el helipuerto de Nueva York cuando el coche se había detenido misteriosamente por su cuenta. Los dos guardaespaldas y el político luego fueron testigos de Linda Napolitano siendo levitada por la ventana de su dormitorio del 12 piso y llevada a un ovni que flotaba sobre el edificio.

Hopkins se enteró más tarde, que estos dos supuestos, "policías" eran en realidad agentes de la CIA y la figura política que estaban protegiendo era el Secretario General de las Naciones Unidas, (el peruano, Javier Pérez de Cuéllar). Casi parecía como si el secuestro hubiera sido efectuado para que uno de los hombres más influyentes del mundo - el Secretario General de la ONU - vea la realidad extraterrestre él mismo.

Linda Napolitano
Ese mismo año, 1991, el caso parecía ser aún más sólido cuando Hopkins recibió una carta de una mujer (más tarde apodada Janet Kimble) diciendo que mientras ella pasaba por el Puente de Brooklyn a las 3:00 am, el 30 de noviembre de 1989, de alguna manera todas las luces de los coches y los motores en el puente fallaron, incluso las farolas en el puente. Por lo tanto, se bajó de su coche para ver qué había sucedido y vio, junto con otros conductores, a una mujer flotando doce pisos de altura entrando con los grises extraterrestres en un ovni que flotaba sobre su edificio de viviendas.

Hopkins debe haberse sentido que este caso se estaba volviendo demasiado bueno para ser verdad cuando en un examen de rutina, un objeto metálico fue descubierto dentro de la cavidad nasal de Linda, que sugirió que quizás sea un implante alienígena. Dos semanas después de la radiografía, ella sufrió una hemorragia nasal grave durante la noche. Por la mañana, encontraba manchas de sangre extensas en su cara y en la almohada.

Más tarde una radiografía reveló que el objeto metálico ya no estaba presente en su fosa nasal, aunque una cresta conspicua de cartílago aumentado mostró que una vez había existido un implante. La "sospecha" era que los extraterrestres le habían implantado algo, pero después cuando el implante fue descubierto, lo retiraron, para que esta "tecnología extraterrestre" no cayera en manos humanas.

Sesion de hipnosis de Linda Napolitano
Aunque Budd Hopkins, escribió el libro, "Witnessed", (Atestiguado) sobre el incidente en 1996, había hecho público el caso mucho antes.

Hopkins primero escribió sobre el incidente en septiembre y diciembre de 1992 en la revista de la MUFON "UFO Journal".

Él había hecho una presentación en el “MUFON Symposium” (simposio MUFON) en julio de 1992, donde Linda había estado presente y le había hablado a la audiencia allí reunida.

Para el año 1993, el caso de Napolitano ya ha generado un enorme interés y atrajo la atención internacional, que fue discutido en el “Wall Street Journal” (Jefferson, 1992), “Omni” (Baskin, 1992), “Paris Match” (De Brosses, 1992), el “New York Times” (Sontag , 1992), y Hopkins y Napolitano habían aparecido en el programa de televisión, “Inside Edition”.

Javier Perez de Cuellar
También reconoció que si él pudiera convencer al Secretario General de las Naciones Unidas, (Javier Pérez de Cuéllar) hacer público su reconocimiento de lo que él observó, traería el caso y la cuestión completa de la abducción alienígena a un nivel sensacional con aceptación en los ojos del público, y de la comunidad científica.
Tal vez fue una de las razones por las cuales se retrasó la publicación, como sería sustancialmente diferente con el respaldo del Secretario General de la ONU. Imagínese el siguiente titular: "El libro en que el Secretario General apoya la realidad OVNI... y explica su propia participación durante el avistamiento de la abducción." Naturalmente, eso sería un sueño para Hopkins.

Aunque Pérez de Cuéllar, ha correspondido con Hopkins y verificó el secuestro, él le explicó que no podía revelarse al público por razones obvias. El Secretario General fue hasta el extremo para reunirse en privado con Hopkins para discutir los detalles de sus observaciones de esa noche, pero le exigió que él permanezca anónimo.

Los dos agentes de la CIA, en vez de utilizar su agencia para tratar de averiguar lo que había estado sucediendo, dependían de Hopkins - un ciudadano privado - para poner en orden todas las piezas. No se vería demasiado sospechoso si habían enviado sólo una carta. Pero, tal vez los dos agentes se asustaron tremendamente y no se atrevieron a ponerse en contacto con el cuerpo de investigación de la CIA.

Pero el caso se deshizo cuando se supo que en la carta original, los dos agentes mencionaron que podrían identificar al edificio y a la ventana de donde ella salió. Para un ciudadano privado, esto presenta algunos problemas para identificar el sitio del secuestro, pero para la CIA, es algo más fácil.

Esto significa que desde el principio los dos no tenían ninguna necesidad verdadera de ponerse en contacto con Hopkins. ¿Entonces por qué lo hicieron después de un año? Es una cuestión vital, ¿por qué finalmente se decidieron de ponerse en contacto con Hopkins? Esto puede llegar a una sola respuesta: era un truco.

Uno de los agentes mostró lo que se describe como un "comportamiento obsesivo". Al parecer, él había sido tan molesto por el incidente que perdió la cabeza.

Secuestró a Linda en un esfuerzo para asustarla para que admitiera su culpabilidad en crear un engaño. Este acontecimiento inquietante es la última cosa que una abducida necesita, y que naturalmente se convirtió cada vez más preocupada por su seguridad. Se añadió un toque de dramatismo al caso, que al final sólo significaba que la historia se hizo más elaborada, y Hopkins y Linda más decididos a contar su historia.

La inclusión de estos dos hombres plantea la posibilidad de algún tipo de participación del gobierno, quizás para socavar un encuentro real. Tal vez fue el interés del gobierno estadounidense de inyectar el mito extraterrestre en nuestra sociedad. Además, había pruebas que demostraron que el caso de Linda encaja perfectamente dentro de una campaña del gobierno de los EE.UU. de encubrimiento y de una desinformación dañosa.

Conclusión:

Los escépticos, como es de esperar, desestiman el caso, sin ofrecer ninguna evidencia para apoyar sus teorías, excepto la declaración de uso común: “No puede suceder, por lo tanto, no sucedió". Por supuesto, las personas que creen en los ovnis son - en los ojos de la mayoría de la sociedad - consideradas como algo fuera de lo normal.

No necesariamente locas, pero definitivamente "raras" - excéntricas. Pero, ¿puede decirse lo mismo del Secretario General de la ONU, sus dos guardaespaldas y de todas las personas que fueron testigos del secuestro desde el Puente de Brooklyn?

El caso de Linda Napolitano es sin duda uno de los casos de abducción mejor documentados en la historia de los ovnis.

La mayoría de los casos de abducciones tienen una sola persona relatando su caso a las autoridades y a los investigadores.

Es extremadamente raro tener múltiples testigos, especialmente testigos totalmente desconocidos por el experimentador(a), para validar los datos de una abducción. También es inusual de tener testigos excepcionales como el Secretario General de las Naciones Unidas, (Javier Pérez de Cuéllar) y sus dos guardaespaldas (agentes de la CIA). Hopkins hizo un trabajo excepcional de mantener unido el caso, a pesar de algunos obstáculos inusuales durante su investigación.







Fuente: http://www.impactoovni.com/2011/06/la-abduccion-de-linda-napolitano.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...