Fenomenos del cielo : Rayos bola y duendes ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Fenomenos del cielo : Rayos bola y duendes


Extraños fenomenos ocurridos durante las tormentas, podrian dar explicacion a algunos avistamientos de OVNIS.


Desde hace cientos de años, se han reportado distintos fenomenos, que ocurren en medio tormentas electricas, en los cuales facilmente pueden visualizarse esferas luminosas en movimiento erratico, "fuegos artificiales", y otros hechos, que la ciencia ha podido explicar hace muy poco.

¿Que son los rayos bola?

Desde la antigüedad, unos hombres han sido testigos de un fenómeno que sólo unos científicos un centenar), de por el mundo, se atreven ahora a estudiar.

Efectivamente es un fenómeno muy raro y fugitivo, permanece raramente más de 15 segundos, y por consiguiente resulta muy difícil aprehenderlo.

Después de la aparición de un relámpago, se han visto flotar en el aire bolas de fuego, amarillas, naranjadas, algunas veces casi rojas, o azuladas en la periferia ; unos testigos dicen que son translúcidas, como cristal.

Muchas veces esta visión se acompaña de crepitaciones o de un silbido después del trueno, de un olor de ozono, azufre u óxido nítrico.

La mayoría del tiempo su tamaño varía desde unos milímetros hasta el tamaño de un balón de baloncesto, algunos casos señalan bolas de un metro de diámetro.

Las bolas de fuego parecen flotar en el aire, suben, bajan y algunas veces rebotan en el suelo, antes de desaparecer lentamente y silenciosamente o bien explotan brutalmente.

Pueden permanecer inmoviles o desplazarse con una velocidad de unos metros por segundo, con un movimiento de rotación sobre sí mismas, en el plano horizontal.

Algunas veces dejan huellas de quemaduras que demuestran que su temperatura puede alcanzar varios millares de grados.

En otros casos, mucho más misteriosos, estas bolas de fuego pueden cruzar ventanas ( ¿ ) sin dejar huella.
Los testimonios más convincentes emanan de submarinistas.

Los antiguos submarinos militares tenían salas de acumuladores enormes, del orden de 150 000 Amperios, que creaban bolas de fuego cuando se producía un cortocircuito.

Existen muy pocas fotos de rayo en forma de bola, y al igual que las fotos de OVNI, las que existen son muy controversadas. He aquí tres ejemplos :




Varios científicos emitieron varias teorías para intentar explicar este curioso fenómeno que hace pensar indudablemente a bolas de plasma, mantenidas por la radiación electromagnética del rayo.

La última teoría admitida emana de dos químicos neocelandeses, John Abrahamson y James Dinniss quienes, en el mes de enero del 2 000 emitieron una nueva tesis.

Explican el fenómeno por una reacción de la tierra mojada cuando cae el rayo.

Efectivamente, la tierra contiene partículas finas de carbono y de silicio. Cuando el rayo cae, penetra en el suelo hasta una profundidad de varios milímetros.

Entonces, en las nanopartículas de silicio presentes en la tierra, se almacena una energía química. El choque vaporiza y eyecta estas partículas en el aire, donde se agregan en cadenas filamentosas.

Las partículas en suspensión se oxidan y se queman lentamente en el aire, y la energía acumulada se libera bajo la forma de calor y luz.

La tesis de los dos investigadores queda teórica y sus esfuerzos para reproducir el fenómeno en laboratorio han fracasado hasta ahora.

Pocos científicos han conseguido recrear el fenómeno en laboratorio.

Podemos citar, por ejemplo, al holandés Gérard C. Dijkhuis, quien en el año 1985, obtuvo una bola de 10 centímetros.
Uno de ellos, Robert Golka, en Estados Unidos, al recuperar material desusado de los submarinos, juntó 20 acumuladores de 25 000 amperos, montados en serie, y al provocar un cortocircuito, obtuvo fenómenos del orden de unos milímetros, que se parecen al rayo en forma de bola.

Según su teoría, cuando un relámpago cae, el calor producido destaca unas partículas minúsculas que se vaporizan en parte y están levantadas por una capa de gaz incandescente. Entonces se forma un vapor metálico que remolinea, en general con gran velocidad, alrededor de una minúscula gota de metal líquido del tamaño de un terrón de azúcar, que puede dar una bola de fuego de 6 milímetros.

Duendes y Elfos

Durante años, ha habido testigos que relataron haber visto luces por encima de Cumulonimbus  nubes de tormentas).

Especialmente, desde hace unos cincuenta años, cuando los pilotos empezaron a volar  gran altitud, testificaron haber observado verdaderos fuegos artificiales, producidos por encima de las tormentas.
Los científicos han ignorado y ridiculizado estas observaciones.


No podía tratarse de otra cosa que fenómenos asimilados a auroras boreales, o más sencillamente nubes iluminadas por los relámpagos, y eso a pesar de que los pilotos hacían descripciones precisas, que no correspondían a tales manifestaciones.

Habrá que esperar el comienzo de los años 90 para que, por fin, unos científicos, a la vista de las imágenes traídas por aviones experimentales de la NASA, se decidan a examinar este nuevo fenómeno.

El profesor John R. Winckler y sus colegas de la Universidad de Minnesota empezaron el estudio de fenómenos eléctricos a gran altitud. Con otros equipos, recolectaron centenares de observaciones, a partir del suelo, de aviones, de la Nave espacial e incluso del satélite de observación de los rayos gamma Compton.

Se admitía que la actividad eléctrica de la atmósfera se ubicaba en las capas bajas, entre suelo y nubes, y ahora descubrimos que se producen descargas eléctricas muy potentes, por encima de las nubes de tormentas, hasta unas alturas de 100 kilómetros, en el aire rarificado, desde la mesosfera hasta la ionosfera.

Sin embargo, se sabe desde hace mucho tiempo que los rayos ultravioletas del Sol, al dar en las moléculas de gas de la muy alta atmósfera, liberan electrones y crean así una capa conductora de electricidad alrededor del globo, la ionosfera.

Así, grandes diferencias de potencial eléctrico pueden producirse entre la ionosfera y la cumbre de los cumulonimbus, al igual que existen entre estas nubes y el suelo, cuando provocan relámpagos.
Los científicos se preguntan ahora por qué dudaron tanto tiempo de la realidad de tales fenómenos. Una vez más, la imposibilidad de ayer se ha vuelto certidumbre de mañana.

Cuatro fenómenos atmosféricos "fantasmales" han sido puestos en evidencia.
Los 2 primeros son ahora bien descritos y representan 2 tipos de relámpagos en gran altura, los Duendes y los Elfos.

En cuanto a los 2 siguientes, quedan todavía muy especulativos, y necesitan numerosas observaciones para determinar mecanismos que siguen misteriosos, los Chorros Azules y las Emisiones Gamma.





Los relámpagos transportan la carga negativa desde la base de la nube hasta la Tierra.






Ciertos relámpagos, particularmente potentes, provocan la desaparición brutal de cargas positivas que se habían acumulado en la cumbre de la nube.

El campo eléctrico, creado entre la cumbre de la nube y la ionosfera, atrae los electrones hacia arriba, donde chocan con las moléculas de gas.





Si el campo eléctrico es bastante potente y el aire tenue, los electrones van acelerando y alcanzan la velocidad necesaria para transferir su energía cinética a las moléculas encontradas, llevándolas a un estado de excitación tal, que las moléculas de gas liberan esta energía en forma de luz, creando así los duendes.




  • Los Duendes 

En inglés los "Sprites", son flashs luminosos que se producen en la mesosfera, por encima de los cumulonimbus.

Cerca de 1 tormenta sobre 20 tiene potencia suficiente para generarlos, hasta 90 kilómetros de altura y 15 kilómetros de largo.


  • Los Elfos 

Los Elfos pueden aparecer al mismo tiempo que los duendes, pero siempre antes que ellos y su duración es más efímera.
Son impulsiones electromagnéticas, liberadas por los relámpagos potentes, que crean Elfos.

A partir del relámpago, tales impulsiones se propagan, omnidireccionalmente, a la velocidad de la luz.
Cuando la parte superior de esta " esfera " llega a una altura crítica situada entre 75 y 100 kilómetros, el campo eléctrico transmitido por estas impulsiones va a acelerar los electrones.

 Estos últimos van a dar en las moléculas de gas y excitarlas de tal forma que emitan el excedente de energía bajo la forma de un anillo de luz, que resulta de la intersección entre la propagación esférica y la capa crítica. El fenómeno se produce de una manera tan rápida que el anillo se ve en forma de un disco aplastado.

  • Los Chorros Azules:

Los "Blue Jets" fueron observados por primera vez en el año1994.

Estos chorros cónicos de luz azul oscuro se propagan a partir de la cumbre de las nubes hacia arriba con una velocidad de unos 120 kilómetros por secundo y, al parecer, nunca sobrepasan los 40 kilómetros de altura.



  • Las Emisiones X y Gamma 


El satélite de observación de los rayos gamma Compton nos enseñó hace poco que los rayos Gamma dimanaban de la Tierra.

Hasta ahora se pensaba que los rayos Gamma eran la señal de una potente energía nuclear y de origen cósmico.

Mientras los duendes requieren una energía de unos 20 electronvoltios, los rayos Gamma necesitan más de un millón de electronvoltios, la diferencia entre ¡¡¡ una explosión química y la bomba atómica !!!

Un nuevo campo de investigación se está abriendo...





Fuentes: http://www.ldi5.com/e/geo/e_boule.php / http://www.ldi5.com/e/geo/e_sprite.php

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...