El misterio de Benedicto XVI ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

miércoles, 5 de octubre de 2011

El misterio de Benedicto XVI


Un peregrino que se alojó en el albergue jacobeo de Molinaseca envió en 2000 al propietario del establecimiento una postal en la que se despide como "Louis Joseph, futuro papa Benedicto XVI" cinco años antes de la elección de Ratzinger con ese nombre.
El documento, cuya autenticidad ha sido verificada por calígrafos, se guarda en una caja fuerte y ha motivado una polémica religiosa.

Una postal con matasellos del año 2000 que se custodia en una caja fuerte en el albergue jacobeo de Molinaseca, en el Bierzo, es el mayor enigma relacionado con la elección del actual Papa. El misterioso documento protagonizó el contenido del último programa televisivo de Cuarto Milenio en 2010, al que asistió expresamente desde Roma Paloma Gómez Borrero, uno de los periodistas con más facilidad de acceso al entorno del pontífice.

La postal, cuya autenticidad ha sido verificada por expertos, fue enviada cinco años antes de la elección de Ratzinger como Papa al hospitalero Alfredo Álvarez, propietario del albergue de Molinaseca, por un peregrino que le recrimina algunas posiciones religiosas sobre las que supuestamente habrían discutido durante su paso por el hospedaje, y está firmada por "Louis Joseph, futuro papa Benedicto XVI".

Alfredo Álvarez asegura que al principio no dio mucha importancia a la carta, pero aún así decidió guardarla. Se felicitará de haberlo hecho cuando, en la primavera de 2005, siguiendo por televisión los fastos de la coronación de Ratzinger como Papa, cayó en la cuenta de que el rostro del nuevo pontífice le sonaba. El hombre entronizado en el Vaticano había pasado por el albergue de Molinaseca años antes como peregrino camino de Compostela.

El enigma se reavivó al hilo del malentendido provocado por unas declaraciones del portavoz del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi, quien se felicitaba de que Benedicto XVI regresara a Santiago, dónde había estado años atrás. Pocos días después, Lombardi rectificó y aclaró que se había confundido y que Joseph Ratzinger jamás había puesto un pie en Santiago.

Los análisis caligráficos efectuados a la misteriosa postal garantizan que no ha sido manipulada, fue enviada en 2000 desde la localidad provenzal de Aprés de Montpellier y que tanto la escritura como la tinta corresponden a un mismo autor lo que, como mínimo, confirma que el documento vaticinó con cinco años de adelanto el nombre del siguiente Papa. Otra cosa es la autoría de Ratzinger, que, de confirmarse, se entendería como un acto de soberbia y arrogancia.

En cualquier caso, el Vaticano no ha facilitado manuscritos del Papa para su comparación caligráfica con el texto de la postal.

"El calígrafo al que acudí en Madrid garantizó su autenticidad, pero contó con muy poco material manuscrito de Ratzinger , apenas una firma, para poder valorar si es de la autoría del Papa -asegura Alfredo Álvarez- Lo que sí está claro es que el documento es auténtico. 


Yo no quiero entrar ahora en si Ratzinger estuvo o no en el albergue. No quiero problemas con la Iglesia ni con el Vaticano. 


Simplemente guardo un extraño documento auténtico. Y lo cierto es que quien lo escribió o era adivino o sabía ya en 2000 cuál iba ser el nombre del Papa".

Durante el transcurso del programa Cuarto Milenio, la periodista Paloma Gómez Borrero aventuró que no le parecía escrita por Ratzinger por el tipo de retórica empleada en los argumentos con los que recrimina la postura religiosa de Alfredo Álvarez -debido a su pertenencia a una nueva orden de Santiago- que Borrero juzga muy distante de la que usaría a su juicio el entonces cardenal. También afirmó que el Papa no hablaba español, algo que niega Alfredo Álvarez.

"Cualquiera puede consultar en internet unas declaraciones del cardenal Amigo, que siempre tuvo una relación de amistad con Ratzinger, en las que poco después de su elección afirma que habla muy bien español", señala el hospitalero de Molinaseca. Borrero sí reconoció sin embargo el extraordinario enigma que supone que alguien adelantase el nombre del Papa, ya que Ratzinger empleó como Papa uno muy poco corriente que ningún vaticanista había tenido en cuenta en las quinielas previas. La periodista se brindó a llevar una copia de la postal a su regreso a Roma para su examen en el Vaticano.







Fuente: http://www.diarioinformacion.com/sociedad/2011/01/12/enigma-benedicto-xvi/1083534.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...