Fantasmas asustan a visitantes del museo naval de Cartagena ~ Misterios en la Web

Sample text

Para contactarnos escribir a: misteriosenlaweb@gmail.com - Todos los comentarios son moderados, estos no aparecerán si son anónimos, irrespetuosos y/o agresivos -

miércoles, 6 de junio de 2012

Fantasmas asustan a visitantes del museo naval de Cartagena

En estos días, los pasillos del Museo Naval de del Caribe, en la ciudad amurallada, son recorridos por innumerables personalidades y miembros de las delegaciones que participan en la Sexta Cumbre de las Américas. Pero no siempre fue así. Hace más de 600 años, los pasillos de este edificio colonial fueron recorridos por monjes y sacerdotes jesuitas, integrantes de un colegio de esta comunidad católica.

El primero en su género y uno de los más tradicionales de la zona norte colombiana, en tiempos de la colonia.

Doscientos años después, en la época independentista, el otrora colegio comenzó a oficiar como hospital de la Marina Española y era atendido los hermanos de San Juan de Dios, que ofrecieron sus oficios humanitarios durante el sitio que impuso el pacificador general ibérico Pablo Morillo a la Heroica, a más de 7 mil patriotas, que finalmente sucumbieron ante el embate español.

Luego vino una implacable epidemia de cólera que acabó con la tercera parte de la población que sobrevivió a la reconquista española.

Y el hospital fue epicentro del tratamiento contra esta enfermedad. Precisamente, una mujer de 25 años, de ascendencia curazoleña, fue la primera víctima de este mal, atendida en uno de los pabellones del edificio.

De esta trágica historia quedaron, además de los vestigios y estragos de épocas pasadas, apariciones y fantasmas que hoy siguen rondando por los pasillos del Museo, como lo relata Gonzalo Zúñiga, curador de la entidad.

"Tenemos el único fantasma de Cartagena, fotografiado. Lo hicieron unos ecuatorianos que ingresaron al lugar, en medio de un torrencial aguacero, a refugiarse de la tormenta. Entonces se sentaron en uno de los corredores a esperar a que pasara el temporal. A uno de ellos le pareció curiosa una maqueta del fuerte del Boquerón. 


El turista sacó su cámara para tomarle una foto a la maqueta, encerrada en una especie de urna de vidrio. Disparó el flash de su cámara y cuando miró el visor, encontró la figura de un monje, con un rostro recio y que llevaba en sus manos una especie de vela”, contó Zúñiga.

Pero este monje penitente no es el único fantasma que hace ronda por los pasillos del Museo. “Para la feria inmobiliaria en diciembre pasado, unos trabajadores del museo relataron en medio del pánico que se encontraron en uno de los corredores del lugar a una aparición de túnica blanca que los asustó de sobre manera. Sin embargo, cuando fueron a revisar el caso, el fantasma no vio señales de nada”.

Incluso, uno de estos espectros deambuladores, presumiblemente un extraviado y melancólico capitán de goleta, comenzó en una oportunidad a conducir su navío, en presencia de altos oficiales de la Armada.

Ocurrió en una fiesta con altos oficiales de la marina. Durante el evento, algunos de ellos vieron que sorprendentemente se movió un antiguo timón de barco, muy pesado para que lo corriera el viento. Desde ese momento, hay reserva a la hora de invitar a celebraciones en esta parte del Museo”, relata el Curador.

Pero lo más preocupante, para propios y extraños que hoy visitan el Museo Naval, uno de los referentes de esta Cumbre de las Américas, es que en una de sus escaleras centenarias, las personas sienten que una mano imaginaria los empuja hacia el vacío.

Eso es lo que dice la gente que a diario sube por una de las escaleras principales, que conecta el primer piso con el segundo. Allí, afirman, sienten en la espalda que una fuerza invisible intenta botarlos. Es una sensación, dicen, muy fea, aunque a nadie le consta y menos a mí que eso haya sucedido. Espero que no pase en esta Cumbre, que a nadie boten por la escalera”, apunta Zúñiga.

Por tanto, si por estos días los asistentes a la Cumbre sienten que alguien les respira en la nuca, o intenta empujarlos por las escaleras, sólo tienen que recordar que pueden ser estos seres espectrales que todavía se pasean libremente por los pasillos del histórico Museo Naval del Caribe, en plena Cumbre de las Américas.







Fuente:http://www.radionacionaldecolombia.gov.co/index.php?option=com_content&view=article&id=26502:cuatro-fantasmas-asustan-a-los-asistentes-al-museo-naval-de-cartagena-epicentro-de-cumbre-de-las-americas&catid=1:noticias

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...